La Transformación Digital afecta a las personas

Resistencias al cambio. Retención de talento. Organización de la Transformación... ¡y mucho más!

Ayer, 17 de octubre de 2022 asistí a «Lo que dure un jamón», un evento que organiza regularmente la Cámara de Zaragoza y donde se suele debatir sobre cualquier tema del ámbito profesional. En este tipo de actividad, una persona de autoridad en el campo del que se trata mantiene una charla con personas especialistas en el tema durante unos minutos y, posteriormente, se da voz a los asistentes al evento, que suelen estar atentos mientras degustan un jamón que está siendo cortado en directo… De ahí el nombre del evento, jeje.

Ayer el tema tratado fue la Transformación Digital y el cómo afecta a las personas, en todos los sentidos, positivos tanto como negativos. Lo presentó Miriam Moreno, profesional que se dedica al acompañamiento de las organizaciones en dicha transformación; que entrevistó a Eva de Grado, impulsora también de este tipo de transformación en las empresas y a Alberto López, propietario de Wanatop, que ha realizado internamente un cambio de rumbo de la empresa.

Lo primero que se trató fue el Teletrabajo. Alberto nos contó si experiencia con la empresa y cómo la pandemia hizo cambiar y adaptarse a este sistema de trabajar, aunque ellos ya tenían cierta experiencia en ello. Han comprobado como ha habido personal que no han querido volver a las oficinas prefieriendo el teletrabajo como forma de relación con la empresa.

He de decir, que SAMAT ya conocía el teletrabajo antes de la pandemia: hace unos años, creo que en 2017, tuvimos un «teletrabajador» que fue contratado con esta fórmula por la imposibilidad de que esta persona se moviera a Zaragoza. Era un perfil muy especializado y, en aquella ocasión, ciertamente no había otra opción. Reconozco que la comunicación no fue la adecuada y la experiencia acabó sin las expectativas cumplidas.

Por otro lado, recuerdo que justo antes de la pandemia, se contrataron a dos personas con este sistema: uno de ellos, sigue contento en SAMAT (¡eso creo!) y con el 100% del trabajo en remoto.

Bien, Alberto, sostiene que la ultrafelxibildiad del trabajador es indispensable en estos tiempos: si necesito ir a la oficina, voy, si necesito una mañana para mis quehaceres personales, teletrabajo, si hoy me viene mejor trabajar por la tarde desde casa, perfecto, ¡hay medios! Reconozco que esa es la fórmula que funciona en SAMAT y la gente lo usa con toda naturalidad, ¡no es necesario pedir permiso a nadie! La responsabilidad de cada uno es la clave.

Eva, a este respecto, comentó que lo importante es que los empleados trabajen eficientemente, en confianza, y no es un tema de hacer horas en la oficina, eso no son convierte en productivos así, sin más. Las empresas deben adaptarse a lo que ella llama un cambio de era (más que una Transformación digital), debemos adatarnos a nuestros proveedores, al mercado y a nuestros propios trabajadores y no solo porque las nuevas generaciones vengan con otras ideas, que también, sino porque esas ideas serán las imperantes. Se debe realizar una conjunción de ambas visiones.

En este sentido, Alberto percibe que no todo el mundo está preparado para este cambio o, directamente, no quiere este cambio. Todo va más rápido y hay quien no está en disposición de adaptarse. Ya casi no hay tiempo de realizar las cosas con «cariño», dijo. Ha visto como la empresa ha pasado de ser una familia a un equipo. Sinceramente, yo, personalmente, no había reflexionado sobre esto y tengo que decir que me parece muy acertado.

Miriam aprovechó para cuestionar si realmente se estamos preparados para estos cambios tan vertiginosos y aquí comenzó un debate que luego se prolongó entre todos los asistentes. EL cambio para Alberto vino en 2020, con la pandemia, el peor año de su empresa, pero decidió dar un volantazo a la dirección y modificar su estructura jerárquica tradicional a una organización empresarial basada en equipos y proyectos Agile. No todos los asumieron bien. Unos se fueron, otros se frustraron: no querían el cambio. Hubo reticencias,… ¡cómo no! Aunque Eva nos dio un soplo de optimismo cuando dijo que las resistencias al cambio tienden a reducirse o eliminarse conformen vayan llegando gente más joven.

En este sentido, Miriam nos indicó que la regla de Pareto sirve para estos cambios: si al menos el 20% del personal acepta los cambios, si el 60% los admite a medio plazo, ¡vamos bien! Siempre habrá un 20% que nunca deseará cambiar.

En fin, su conversación siguió con otros temas como que el CEO de una empresa debe encabezar este cambio, ¡y liderarlo! Y que debe contar con una avanzadilla que impulse internamente la transformación: algunos puestos de trabajo desaparecerán pero ya vemos que eso es así no hay carpinteros, caldereros, soldadores,… ¡y lo seguiremos necesitando! Y algo interesante, a nuestra gente más querida no hay que retenerla, una palabra que a Miriam le daba repelús… Hay que cuidarla y formarla continuamente.

El tiempo de los asistentes

Tras un aplauso más que merecido, tomamos la palabra el público que allí habíamos permanecido atendiendo la charla y ¡comiendo jamón! Y la mayoría de los intervinientes lo hicimos en la línea de la resistencia al cambio.

David, nos contó como un profesional veterano que había diseñado el ERP de la empresa fue capaz de boicotear un proyecto de cambio y migración a un nuevo ERP. ¡Esto lo he visto y vivido! No es algo tan inusual.

Benito nos contó que si preparamos bien el camino y construimos autopistas para que todo el mundo conduzca por ellas, no habrá resistencia al cambio. Yo no estoy de acuerdo con él, llevo 22 años viendo este tipo de resistencia y en muchos casos existía la autopista, ¡y sin peajes!

Mi humilde intervención fue para apuntalar la de Javier, donde indicaba que ciertos proyectos de Big Data son capaces de aligerar el trabajo de muchas personas y que se pueden dedicar a tareas de más valor para la empresa. Por mi parte, expliqué como la automatización de las oficinas técnicas, de los departamentos de ingeniería e incluso en ventas, se pueden reducir los tiempos de días a minutos. Y les conté como hemos tratado de superar esas reticencias internas. Lo explico ahora con detalle:

A veces, vemos como un Configurador podría transformar a una empresa completamente: vemos como diseñando un Configurador Comercial usado por la fuerza comercial haría reducir el tiempo en preparar ofertas enormemente; como ese configurador daría lugar, una vez aceptado el pedido, al onfigruador técnico donde los expertos ingenieros obtendrían todos los entregables de fabricación y compras. Como enlazaríamos todo ello con su CRM y su ERP para que el dato único gobierne la empresa… Pero claro, esta implantación causaría unas reticencias enormes en parte de la plantilla. Por ello…

… proponemos proyectos pilotos o demostrados. Que hagan ver a todos que eso es lo que necesita la empresa, ¡y ellos mismos! Que la transformación es clave para la empresa, ¡y para ellos! Quitamos miedos. Eliminamos incertidumbres. Y ese demostrado se convierte en una mancha de aceite que llega al resto de departamentos: cuando el equipo comercial ve que el Configruador de Producto funciona, quieren uno para ellos y poder vender si depender de los ingenieros… En fin. Demuestra y vencerás (mi nuevo lema).

Y fin.

Posdata

Si quieres que en este punto te ayude a tu transformación, me llamas, que algo sé de ello:

y hablamos.

Si te parece, descárgate alguno de nuestros PDF donde explicamos las claves para diseño paramétrico y configuradores; o como calcular con ANSYS. Tienes los enlaces abajo: 

Hemos redactado más artículos para ti
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Digipara Liftdesigner Software
DirveWokrs Pro Software