Cómo se fabrica un ascensor

Fabricar un ascensor no es fácil. En su producción intervienen muchos factores y hay que controlarlos todos... Damos alguna clave en este artículo escrito para SAMAT por David Gascón, exdirector de planta de Schindler Group, Zaragoza

Características del sector del ascensor y de su fabricación

El sector del ascensor es un sector muy específico y, en general, muy desconocido en el mundo industrial, sin embargo, en la zona de Zaragoza, existe un importante tejido industrial que da servicio a las distintas empresas del sector de la zona.

Un ascensor posee una amplia variedad de tecnologías de fabricación que hace que sea casi imposible hacer una fábrica de ascensores, donde se pueda producir un ascensor completo. Las grandes empresas del sector suelen tener fábricas en las que se producen componentes concretos de un ascensor y con tecnologías concretas para producir dichos componentes, de esta forma se produce una especialización en las tecnologías a aplicar.

Una de las grandes dificultades de este sector es que el producto final, el ascensor completo, no se monta e instala en una fábrica, sino que hay que montarlo en casa del cliente. Es como si al comprar un coche y lo fueran a montar al garaje del comprador. Este hecho pone a la vista la primera dificultad de la fabricación de un ascensor y está relacionada con la logística de todos sus componentes.

En un ascensor completo puede haber varias decenas de componentes y por tanto una importante cantidad de proveedores involucrados los cuales deben estar sincronizados para tener disponibles sus componentes al mismo tiempo, y así poder enviarlos al lugar de la instalación al mismo tiempo. Esto, en un pequeño fabricante local, puede tener menos importancia, pero en una gran empresa del sector, con instalaciones en todo el mundo, pasa a ser de una importancia vital, de otro modo, los costes logísticos se disparan. Se hace absolutamente necesario tener almacenes intermedios de consolidación a los que llegarían los distintos componentes de los distintos proveedores.

Dicho esto, las características generales y condiciones de contorno de una fábrica de componentes para un ascensor son:

  1. Stock cero de producto terminado: prácticamente no se produce nada contra stock, es decir, todo lo que se fabrica es bajo pedido de cliente. Cada pedido es distinto del anterior y depende de la configuración de la instalación del ascensor
  2. Plazos de fabricación muy reducidos en muchos casos (inferiores a 1 semana)
  3. Materiales a pedido y/o de poco volumen de proveedores de cercanía con tiempos muy reducidos. Materiales repetitivos y de volumen alto de proveedores situados en países de bajo coste.
  4. Células o líneas de producción flexibles que permitan distintos ciclos de producción para poder absorber puntas de trabajo. Es decir, deben permitir trabajar un número variable de operarios y de esta forma adaptar la capacidad de la célula a las necesidades de producción y además flexibilidad en las células o líneas de fabricación para poder producir un mismo producto con distintas características (dimensiones, variantes, accesorios, …)
  5. Un buen sistema MES se hace imprescindible para tener el control de la producción ‘on line’, puesto que es necesario saber que se está produciendo en cada momento.
  6. Planificación diaria por turno, de tal forma que se alise la producción para evitar picos de producción excesivamente alto, unido a personal polivalente que pueda trabajar en distintas líneas para poder hacer este alisado con éxito.

Problemas comunes en la fabricación de ascensores

Este escenario fabril, nada sencillo, hace que en el día a día surjan dificultades que hay que solucionar o, en el mejor de los casos, evitar que aparezcan. Estas dificultades, que en ocasiones se transforman en importantes problemas, por lo general, están relacionadas con:

  • Aspectos relativos a la capacidad de producción
  • Materiales suministrados por proveedores
  • Recursos (instalaciones) de fabricación.

Una falta de capacidad de producción acarrea principalmente retrasos en la producción planificada y por tanto retrasos con el cliente y una descoordinación de la logística, que puede derivar en importantes costes adicionales de almacenamiento de otros materiales durante un tiempo prolongado y en un retraso en el comienzo del montaje de la instalación. Esto además generará una importante pérdida de imagen con el cliente final.

Problemas de materiales de proveedor, bien sea por desviaciones de calidad o bien por retrasos de proveedor, van a generar un retraso en la producción planificada, que probablemente afectará a numerosos pedidos de cliente y generará una cascada de retrasos. Estos retrasos generarán, al igual que en caso anterior unos costes logísticos no previstos y la pérdida de imagen.

Sufrir problemas con las instalaciones de la fábrica puede llegar a ser una situación muy grave y complicada para la continuidad de la producción, puesto que dependiendo del plan de contingencia que está implantado la parada de la línea será mayor o menor.

Soluciones (no mágicas) para fabricar ascensores

No existe una fórmula mágica para esquivar estas situaciones problemáticas, pero sí existen medidas que pueden minimizar su aparición o pueden mitigar sus efectos.

Estas medidas se resumen en:

  1. Planificar inicialmente la producción con un 80-85% de capacidad y aplicar técnicas de mejora continua que nos permitan mejorar la eficiencia y la productividad para ir subiendo este porcentaje de capacidad a valores más altos.
  2. Establecer acuerdos de colaboración con los proveedores más críticos y ayudarles a crecer y mejorar, de forma que sean como una extensión de la fábrica. Para ello es necesario hacer un importante cambio cultural y pensar en los proveedores como colaboradores fundamentales y necesarios.
  3. Establecer sistemas de gestión de producción que garanticen la calidad del producto por el propio proceso de fabricación, así como sistemas de control y trazabilidad de la producción. Para ello se pueden implantar sistema de lectura de códigos de barras, QR, visión artificial, …
  4. Implantar sistemas de gestión de mantenimiento (GMAO) que incluya mantenimiento correctivo, preventivo, predictivo y mantenimiento productivo.
  5. Potenciar la cultura Lean Manufacturing en toda la estructura organizativa, no solo en producción, mediante herramientas como 5S, Kaizen, SMED, Shopfloor Management, TPM, … y orientar la organización a la solución de problemas y a la mejora continua.

Finalmente, y no por ello menos importante, es de vital importancia establecer un sistema de asignación de costes a los distintos productos que se fabriquen. Este sistema permitirá monitorizar si todas las acciones de mejora establecidas, se traducen en una reducción de costes y en una mejora de la competitividad de la fábrica.

Este artículo ha sido escrito por el ingeniero industrial David Gascón Borroy, ex-director de planta de la fábrica de Schindler en Zaragoza

Conclusiones

Una fábrica de ascensores no es fácil, como hemos descrito en este artículo. Las empresas se enfrentan a importantes retos y el día a día impide ver algunas de las desviaciones indeseadas que aparecen en su proceso.

Si estás en alguna tesitura de este tipo y quieres que te echemos una mano con tu fabricación de ascensores, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Digipara Liftdesigner Software
DirveWokrs Pro Software